Seleccionar página

ZONA NORTE

Un territorio principalmente de llanura con algunos focos volcánicos activos e importantes ríos, los cuales atraen la atención de turistas nacionales e internacionales. La cultura indígena, los deportes extremos y la conservación de la flora y fauna se entremezclan en esta zona. Un destino para todos los gustos.

Esta zona abarca la Fortuna de San Carlos donde está el Volcán Arenal (1633 m.s.n.m), un cono volcánico que ha servido para el estudio de científicos debido a su actividad continúa (sin ser peligrosa). Es una atracción natural para disfrutar, emisiones de lava contrastadas con la oscuridad de la noche. Previo a las erupciones era conocido como Cerro Arenal. El 29 de julio de 1968 despertó con una violenta erupción y desde entonces se ha mantenido en constante actividad.

 

Forma parte del Parque Nacional Volcán Arenal y junto con el Volcán Cerro Chato y las márgenes del Lago Arenal (al sur del volcán) conservan una rica vida silvestre, más del 50% de especies de aves de todo el país y tres de las especies más amenazadas de mamíferos: la danta, el jaguar y el oso hormiguero caballo.

 

En las faldas del Volcán Arenal es posible bañarse con las deliciosas y hasta terapéuticas aguas termales del Río Tabacón. Una serie de piscinas llenas de minerales, a unos 37°C de temperatura y rodeadas de exuberante vegetación.

 

Al costado está el Lago Arenal (88 Km. cuadrados) creado artificialmente en la década del 60 para la generación de energía hidroeléctrica. No sólo es posible recorrerlo y disfrutar de su belleza escénica sino que además se pueden practicar deportes como windsurf, la navegación con vela y la pesca.

 

La Fortuna ofrece gran variedad de atractivos turísticos como practicar canopy, recorrer  puentes colgantes y subirse a un teleférico desde donde se aprecia  una vista panorámica del Lago Arenal y la cara oeste del volcán así como la densidad del bosque. Aquí está además la Catarata de la Fortuna, con 70 metros de impresionante belleza natural, bordeada por un sendero que muestra todo su esplendor.

 

Hacia el sur de La Fortuna, en la Cordillera de Tilarán, encontramos la Reserva Biológica del Bosque Nuboso de Monteverde (5000 hectáreas) de gran importancia para la protección del bosque nuboso y sus más de 3000 especies de plantas, con más de 500 especies de orquídeas, convirtiéndolo en el lugar con mayor densidad de orquídeas por kilómetro cuadrado del mundo.

 

Además aquí viven unas 120 especies de anfibios y reptiles, más de 400 especies de aves y de 100 especies de mamíferos.

 

Este lugar fue originalmente habitado por campesinos provenientes de Miramar, San Ramón y Esparza pero fue tras la llegada de cuáqueros estadounidenses en los años 50s que se fundó la reserva.

 

En el poblado de Santa Elena, previo a la reserva se encuentran diversos servicios y atracciones de propiedad privada como el parque Selvatura con puentes colgantes, un canopy y un mariposario que alberga una de las colecciones privadas de insectos más grandes del mundo.

 

También se puede visitar la reserva privada más grande de Costa Rica, el Bosque Eterno de los Niños, 22,000 hectáreas de bosque húmedo que pueden ser visitados por medio de senderos. Desde aquí se obtiene una magnífica vista del volcán Arenal.

 

El Volcán Tenorio se encuentra a poca distancia de el Arenal y en sus faldas es posible disfrutar del magnífico y popular Río Celeste, el cual toma su color turquesa en el sector de Los Teñideros donde las aguas transparentes provenientes de dos fuentes diferentes se unen y se tiñen debido a los minerales que se transportan, esta es una reacción química de belleza única.

 

El pueblo de Tilarán posee un gran desarrollo comercial gracias a la energía eólica. Es posible visitar los espectaculares aerogeneradores de varios metros de altura. Desde aquí se pueden organizar excursiones a otras zonas como Monteverde y Río Celeste.

 

Al extremo oeste de la Zona Norte, en las Llanuras de Guatuso, se encuentra el humedal de Caño Negro y el lago Caño Negro (800 hectáreas), el cual está compuesto por un lago estacional y pantanos, sus tres metros de profundidad son el hogar del pez Gaspar, un fósil viviente de la era de los dinosaurios. Esta región sirve de amparo para especies de flora y fauna en peligro de extinción, además un oasis durante el sol del verano. Es posible apreciar su belleza recorriendo el humedal en bote.

 

Cercano a Caño Negro, está la Reserva Indígena Maleku, cuyos pobladores indígenas habitan en los Palenques del Sol, Margarita y Tonjibe. Ellos mantienen sus tradiciones por medio de bailes, comidas, artesanías (hamacas y bolsos) y en el uso de herramientas tradicionales de cacería. Es posible visitar esta reserva y aprender de su cultura, una experiencia inolvidable que vale la pena experimentar.

 

Otros atractivos de impresionante belleza son las famosas e impresionantes Cavernas de Venado, descubiertas en 1963. Existen debido a la erosión y fricción de ríos subterráneos que crearon laberintos, pasadizos y salas de hasta 8 metros de altura por 10 metros de ancho. Es una formación de piedra caliza única de más de 2 millones de años de antigüedad.

 

Al este de la zona norte de Costa Rica  está la región de Sarapiquí, con alta humedad y densa vegetación siempre verde. Aquí está la Estación Biológica La Selva, fundada en 1954 para el estudio de los bosques tropicales. Pertenece a la OET (Organización de Estudios Tropicales) y es una de las reservas más antiguas del país.

 

El Río Sarapiquí es sin duda la atracción principal de esta región y su serpenteante cauce que acompaña fincas y densa selva hace de su recorrido una experiencia única. Sus diferentes grados de dificultad lo hacen ideal para la práctica del rafting. Adrenalina mezclada con naturaleza.

 

Otra localidad de la zona es Los Chiles, una ciudad ubicada junto al Río Frío, a pocos kilómetros de la frontera con Nicaragua. Aquí se encuentra un sistema de canales fluviales que pueden ser recorridos en bote. Desde aquí se pueden organizar giras a Caño Negro.

 

Además está Ciudad Quesada, la cabecera del cantón de San Carlos y centro administrativo de la Zona Norte. Visite uno de sus atractivos como es el Mercado Central, donde se puede disfrutar de suculentos desayunos.

 

Esta zona es considerada especialmente lluviosa por lo que no se puede precisar una estación seca bien definida como el Valle Central o la Zona Pacífica, por lo que se establecen mínimos de precipitación entre los meses de marzo y abril, los meses de mayo y febrero presentan condiciones de lluvia intermitentes a manera de meses de transición. La humedad proveniente del Mar Caribe mantiene la zona bajo constantes lluvias por lo que para quienes visitan esta zona deben venir preparados para disfrutar de la lluvia.

 

Los promedios de temperatura en las partes bajas y llanuras oscilan entre los 20 grados Celcios y los 30 grados como las máximas en los meses más secos. Por el contrario en la zona de Monteverde  por encontrarse en zona de altura, las temperaturas se establecen entre 15 y 22 grados, la región  presenta gran cantidad de humedad y nubosidad.

 

Las llanuras comprendidas por las Llanuras de Guatuso y  las Llanuras de San Carlos forman parte de la Sub Vertiente Norte, y corresponden a las cuencas del Río Frío, San Carlos y Sarapiquí.  Sus tierras son dedicadas principalmente al pastoreo de ganado.  Las llanuras de San Carlos tienen entre un 50 a 70% de su territorio cubierto de pastos, las de Guatuso y Sarapiquí los pastizales ocupan entre un 30 y un 50% y las de Los Chiles no superan el 30%.  La zona de San Carlos pasó de productor de ganado de engorde a lechero, motivado por el desplazamiento  de reses provocado por las erupciones del Volcán Poas en los años 60s.

 

La zona es bañada por gran cantidad de ríos que depositan sus aguas en el Río San Juan y el Lago de Nicaragua, siendo los principales Río Frío, San Carlos, y el Sarapiquí.

 

Monteverde presenta una topografía diferente a las llanuras, es parte de la Cordillera de Tilarán, la cual es rica en depósitos de cuarzo con contenidos de oro, sobre todo en los Montes del Aguacate, al sur de la Depresión de Tapesco, razón por la cual estas montañas cobraron mucha notoriedad entre las exploraciones mineras.  La zona de Monteverde es escarpada y presenta un terreno muy irregular, en pequeñas distancias se puede ascender  o descender muchos metros.

Otras zonas de nuestro pais